En Bolivia plantean debatir legalización de la marihuana

La senadora de Comunidad Ciudadana (CC) Andrea Barrientos propuso en pasados días abrir un debate ciudadano con miras a la legalización y regulación de la marihuana medicinal en Bolivia.

“La región está avanzando en la despenalización y legalización del cultivo y uso de la marihuana, entonces lo que a nosotros como legisladores nos interesa es plantear -en un principio- un debate y que eso nos permita avanzar como país a una lógica menos represora respecto a los usos medicinales de esta planta”, explico Barrientos en contacto con Página Siete.

Argumentos diversos

Según Barrientos, la industria de la marihuana medicinal en América Latina ha generado más de 74 millones de dólares en 2020 y 194 millones de dólares en todo el continente en 2021.

“Son 194 millones de dólares solo la marihuana de uso medicinal en los países que pueden registrar un ingreso a partir de la despenalización, es decir donde está legalmente establecido y regulado su uso”.

Además, agrega la legisladora, el argumento económico va más allá ya que, a pesar de estar prohibida, la marihuana medicinal se encuentra en el mercado sin ningún tipo de regulación y sin pagar ningún impuesto.

“Hoy nos entra de contrabando, de Colombia, de Paraguay y de Argentina, productos supuestamente elaborados con marihuana, que dicen ser medicinales, que quien sabe de qué están hechos, porque no tienen registro sanitario y que son comercializados en ferias artesanales o a través de redes sociales. Entonces es un comercio que ya existe y que no está regulado”, explicó.

A pesar de los argumentos económicos, Barrientos señala que el principal interés de abrir el debate es la salud debido a que en la actualidad existen muchas enfermedades para las cuales está recomendado el uso de productos derivados de la marihuana, como el extracto de cannabidiol (CBD) y otros.

“Lo que nos interesa a nosotros es que de verdad los pacientes con autismo, parkinson, secuelas de la polio, alzheimer, cáncer, dolor crónico y mialgias, entre otros males, tengan la chance de evitar recurrir tan frecuentemente a analgésicos fuertes como opioides u otros y que puedan recurrir a tratamientos paliativos con uso de marihuana medicinal basados en el extracto de CBD.

En noviembre de 2021, el Ministerio de Salud autorizó el uso “excepcional” del cannabis medicinal para una niña de cinco años que padece parálisis cerebral para que siga con el tratamiento que le ha ayudado a mejorar su calidad de vida y a reducir los espasmos.

La autorización consistió en la importación de tres frascos de “aceite interno cannamedicol”, que es extracto de cannabis sativa, para que sea de uso exclusivo en el tratamiento de la menor que debe ser bajo la supervisión del médico tratante, señala parte de la resolución administrativa de la Agemed.

Sin embargo, a pesar de esa autorización “excepcional y única”, no se abrió la posibilidad del uso de la marihuana medicinal en otros casos.

Al respecto, Barrientos indicó que en la actualidad hay muchas familias que se arriesgan para conseguir estos productos para tratar males crónicos, cuyo único tratamiento paliativo es la marihuana medicinal.

“Se arriesgan a que les vendan un producto mal preparado, o que no sea lo que anuncia o incluso ser arrestados o meterse en problemas por conseguirlo”.

El procedimiento

La senadora indicó que la legislación específica para legalizar el uso de la marihuana medicinal aún se encuentra en proceso de elaboración y es bastante compleja, sin embargo, ya existen algunas líneas generales.

“La lógica es que si tú tienes una receta médica, como en el caso de los males psiquiátricos y el médico en vez de recetar psicotrópicos o antidepresivos te va a recetar CBD, que tú puedas ir a cualquier farmacia autorizada, que le compra a un proveedor autorizado, de preferencia de industria local, tenga la posibilidad de venderte el CBD”.

La senadora agrega que este proceso deberá ser transparente y contar con una regulación clara para evitar abusos, tanto de parte del Estado como de los pacientes, así como establecer la cadena de suministro y las responsabilidades de las partes.

“Lo que nos interesa es poder avanzar sin establecer un discurso político al corto plazo, sino hacer algo que de verdad pueda aprobarse y que nos permita darle a la gente la posibilidad de tratarse con tratamientos alternativos. La legislación específica es un tema muy complejo, por que tiene que ser clara y establecer los límites para el uso y el consumo”.

Para esta parte, se invitará al Colegio Médico y a otras asociaciones y expertos, y de esa manera establecer los protocolos adecuados en cuanto a la regulación específica, agregó.

Página Siete

Comparta en las Redes Sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *